¿Aún se reparan las cosas?

Los tiempos cambian y los también. Y no es la excepción en el campo de las reparaciones electrónicas. Atrás quedaron los tiempos en que, “con poco esfuerzo e instrumental “, se podía hacerle frente a la de un y ganar dinero con ello. Los reparadores mas (en conocimiento y edad) seguro recuerdan las épocas, en que al destapar un televisor, solo tenían que mirar que válvula (tubos) no encendía… y el resto era tan solo reemplazarla.
Válvula electrónica

Un reparador de aquellos años (60’ 70’ 80’s), podían reparar varios al día y ganar un buen dinero. Muchos de ellos vivieron cómodamente con su trabajo, el cual incluso desempeñaban en su propia casa. Ser técnico electrónico, era una profesión de alta categoría, e incluso se podía ganar mas dinero que un Doctor en medicina, ingeniero civil, abogado o como algunos cómicamente lo relatan, ¡podías ganar mas que el presidente!.
La sencillez de los artefactos de la época, hacían mas fácil su reparación, pues el encenderlos solo implicaba girar una perilla o mover un interruptor mecánico. El precio de los electrodomésticos era otro factor importante, las familias solo disponían de un televisor en el hogar y este podía durar una década en promedio. Así que el técnico electrónico, ya se acostumbraba a reparar el mismo modelo de televisor todos los años, lo que obviamente le daba cierta habilidad y experiencia al reparar.
La Tecnología elimino a los veteranos.
Muchos reparadores veteranos, dejaron la profesión porque ya no querían estudiar mas o simplemente no entendieron las nuevas tecnologías. Años de desgaste físico y mental propiciaron el retiro de muchos de ellos, pues no es rentable dedicarle muchos días ha intentar reparar un televisor, que ya no enciende con un interruptor mecánico sino con un microcontrolador de 80 o mas terminales. Dedicarse a la enseñanza, fue una buena opción para algunos de ellos, pues tantos años de experiencia no tienen porque terminar en la basura… y seguro los aspirantes a técnicos, sabrán valorar todos esos valiosos conocimientos.

 

El panorama actual.
Actualmente, la automatización de las industrias es muy grande. En muchas de ellas trabajan pocas personas (excepto en China), que se encargan de asuntos menores o administrativos. La industria pesada, es manejada toda por grandes maquinas robotizadas, controladas por computadoras. Con este tipo de procesos industriales, es muy fácil obtener cientos o miles de componentes en poco tiempo, que luego formaran parte de algún electrodoméstico. Lo que conlleva a la disminución de costos de fabricación. Y  si es barato para producir, entonces también será barato para vender.
Fabrica en China
El precio de los electrodomésticos, es el gran enemigo de los reparadores, pues alguien preferirá comprarse un nuevo artefacto, que enviarlo a reparar. China encabeza la producción en masa, de casi cualquier artefacto electrónico o de cualquier especie que se le cruce en el camino. Sino puede inventarlo, entonces simplemente lo copiara. Con este panorama, seguramente será muy difícil seguir siendo reparador, pues en muchos casos cuesta mas reparar que comprar algo nuevamente. 
Reparar o no reparar.
Por simple lógica, suponemos que al cambiar una pieza defectuosa se podrá reparar algo. Pero a los fabricantes no les interesa vender partes, porque simplemente ganan mas vendiendo un producto completo. Seguramente reparar, seguirá siendo lucrativo en algunas áreas y para empresas especializadas. Para el reparador común seguirá siendo bastante difícil, pues deberá estar siempre actualizado, equipado y deberá hacerle frente al hecho de la disminución progresiva en el numero de reparaciones, que llegaran a su sitio de trabajo, consecuencia de las nuevas  tecnologías y políticas económicas presentes y futuras.
¿Se reparará en el futuro?
Si, pero a otro nivel. El reparador deberá evolucionar a otros niveles de “reparación”, como simplemente instalar, asesorar, enseñar o cambiar módulos completos, pero ya no cambiara componentes o piezas discretas. El concepto de los productos en el futuro, será solo, comprar, usar y desechar. Muy pocas cosas serán reparables, e incluso muchas de ellas serán auto reparables.
Actualmente existen proyectos para la fabricación de chips o circuitos integrados que se auto reparan. El uso de nuevos materiales, como el grafeno o el coltan, hace que se pueda manipular los materiales a nivel molecular, creando el concepto de auto reparación. Dejando al silicio, como un material del pasado.
Impresora 3D

También será algo muy común el uso de las impresoras 3D, las cuales pueden imprimir o hacer objetos. Simplemente, el usuario deberá elegir desde un diseño virtual, el objeto que quiere imprimir y la impresora lo llevara a la realidad. Actualmente, las impresoras 3D pueden hacer, maquetas, prótesis medicas, juguetes, entre otras cosas.
Los tiempos cambian y los también. Y no es la excepción en el campo de las reparaciones electrónicas. Atrás quedaron los tiempos en que, “con poco esfuerzo e instrumental “, se podía hacerle frente a la de un y ganar dinero con ello. Los reparadores mas (en conocimiento y edad) seguro recuerdan las épocas, en que al destapar un televisor, solo tenían que mirar que válvula (tubos) no encendía… y el resto era tan solo reemplazarla.
Válvula electrónica

Un reparador de aquellos años (60’ 70’ 80’s), podían reparar varios al día y ganar un buen dinero. Muchos de ellos vivieron cómodamente con su trabajo, el cual incluso desempeñaban en su propia casa. Ser técnico electrónico, era una profesión de alta categoría, e incluso se podía ganar mas dinero que un Doctor en medicina, ingeniero civil, abogado o como algunos cómicamente lo relatan, ¡podías ganar mas que el presidente!.
La sencillez de los artefactos de la época, hacían mas fácil su reparación, pues el encenderlos solo implicaba girar una perilla o mover un interruptor mecánico. El precio de los electrodomésticos era otro factor importante, las familias solo disponían de un televisor en el hogar y este podía durar una década en promedio. Así que el técnico electrónico, ya se acostumbraba a reparar el mismo modelo de televisor todos los años, lo que obviamente le daba cierta habilidad y experiencia al reparar.
La Tecnología elimino a los veteranos.
Muchos reparadores veteranos, dejaron la profesión porque ya no querían estudiar mas o simplemente no entendieron las nuevas tecnologías. Años de desgaste físico y mental propiciaron el retiro de muchos de ellos, pues no es rentable dedicarle muchos días ha intentar reparar un televisor, que ya no enciende con un interruptor mecánico sino con un microcontrolador de 80 o mas terminales. Dedicarse a la enseñanza, fue una buena opción para algunos de ellos, pues tantos años de experiencia no tienen porque terminar en la basura… y seguro los aspirantes a técnicos, sabrán valorar todos esos valiosos conocimientos.

 

El panorama actual.
Actualmente, la automatización de las industrias es muy grande. En muchas de ellas trabajan pocas personas (excepto en China), que se encargan de asuntos menores o administrativos. La industria pesada, es manejada toda por grandes maquinas robotizadas, controladas por computadoras. Con este tipo de procesos industriales, es muy fácil obtener cientos o miles de componentes en poco tiempo, que luego formaran parte de algún electrodoméstico. Lo que conlleva a la disminución de costos de fabricación. Y  si es barato para producir, entonces también será barato para vender.
Fabrica en China
El precio de los electrodomésticos, es el gran enemigo de los reparadores, pues alguien preferirá comprarse un nuevo artefacto, que enviarlo a reparar. China encabeza la producción en masa, de casi cualquier artefacto electrónico o de cualquier especie que se le cruce en el camino. Sino puede inventarlo, entonces simplemente lo copiara. Con este panorama, seguramente será muy difícil seguir siendo reparador, pues en muchos casos cuesta mas reparar que comprar algo nuevamente. 
Reparar o no reparar.
Por simple lógica, suponemos que al cambiar una pieza defectuosa se podrá reparar algo. Pero a los fabricantes no les interesa vender partes, porque simplemente ganan mas vendiendo un producto completo. Seguramente reparar, seguirá siendo lucrativo en algunas áreas y para empresas especializadas. Para el reparador común seguirá siendo bastante difícil, pues deberá estar siempre actualizado, equipado y deberá hacerle frente al hecho de la disminución progresiva en el numero de reparaciones, que llegaran a su sitio de trabajo, consecuencia de las nuevas  tecnologías y políticas económicas presentes y futuras.
¿Se reparará en el futuro?
Si, pero a otro nivel. El reparador deberá evolucionar a otros niveles de “reparación”, como simplemente instalar, asesorar, enseñar o cambiar módulos completos, pero ya no cambiara componentes o piezas discretas. El concepto de los productos en el futuro, será solo, comprar, usar y desechar. Muy pocas cosas serán reparables, e incluso muchas de ellas serán auto reparables.
Actualmente existen proyectos para la fabricación de chips o circuitos integrados que se auto reparan. El uso de nuevos materiales, como el grafeno o el coltan, hace que se pueda manipular los materiales a nivel molecular, creando el concepto de auto reparación. Dejando al silicio, como un material del pasado.
Impresora 3D

También será algo muy común el uso de las impresoras 3D, las cuales pueden imprimir o hacer objetos. Simplemente, el usuario deberá elegir desde un diseño virtual, el objeto que quiere imprimir y la impresora lo llevara a la realidad. Actualmente, las impresoras 3D pueden hacer, maquetas, prótesis medicas, juguetes, entre otras cosas.
Fuente: Neoteo

Deja un comentario